martes, 13 de abril de 2010

El fotógrafo del pánico (Peeping Tom)

¿Nos gusta mirar? ¿Tenemos dentro de nosotros un poco de "voyeurs"? ¿Consideráis que el sentarse en una butaca de un cine es deseo de mirar, de conocer las cosas que les pasan a otros?

Decía el crítico Roger Ebert que  "el cine nos convierte en voyeurs. Nos sentamos en la oscuridad, observando la vida de otros. Es en estos términos en que el cine se entiende con nosotros, aunque la mayoría de las películas son demasiado bienintencionadas como para mencionarlo".

Yo coincido con la apreciación de Ebert, y si creo que todos tenemos algo de "voyeurs", de mirones, de "peeping Tom". Quizá por eso triunfan en la tele programas de tele-realidad como Gran Hermano, o Supervivientes, por la facilidad con que nos proporcionan la satisfacción de ese deseo de mirar sin ser vistos, de juzgar sin ser juzgados, de saber sin mostrar nada de nosotros. El cine también se ha ocupado de este aspecto en muchas películas, como "la ventana indiscreta" de Hitchcock, "acosada" (muy mala, pero que también trata el tema) o en España "tesis" de Amenábar, por poner varios ejemplos. 

Toda esta introducción viene al caso de la película que quiero comentar, y que el 7 de abril "celebró" su cincuenta aniversario: EL FOTÓGRAFO DEL PÁNICO (uno de los pocos títulos que en español me gustan más que en su idioma original). El otro día vi en "días de cine" que esta gran película cumplía años, y pensé en que merecía celebrarlo.

El argumento: Un niño atormentado por su padre, que grababa con el experimentos para conocer la reacción infantil ante el miedo (el papel de protagonista de niño y del padre científico lo interpretan el mismo director -Michael Powel- y su propio hijo), que ya de adulto queda totalmente marcado por esas experiencias infantiles y experimenta el deseo de matar. Pero no solo de matar, sino de grabar con su cámara las reacciones de las mujeres a las que mata, en los segundos antes de hacerlo y mientras lo hace, el terror que experimentan. Encuentra placer viendo esos asesinatos grabados, casi más que mientras los realiza, porque, además de asesino, es un "mirón". 

¿Qué pensáis vosotros? ¿Alguna vez habéis tenido en vuestras manos unos prismáticos y los habéis dirigido hacia las ventanas del edificio de enfrente? ¿Os regalaron un telescopio que en lugar de apuntar hacia las estrellas mira hacia el balcón de vuestros vecinos?


3 comentarios:

almalaire dijo...

Yo soy una cotilla total, Seve, ya lo sabes tú,osea que si, pero también soy una cotilla frustrada porque nunca me regalaron un telescopio y porque para saber de la vida de mis vecinos ni siquiera tengo que desearlo, me la retransmiten a gritos continuamente contra mi voluntad. Osea que ahora ya no me gusta tanto ser cotilla. Como decían los Extremoduro Me estoy quitandooooooooooo

(Soy tan cotilla que estoy segura de que vi este enlace antes que nadie :P y ahora estoy muy contenta por la resurrección del hypotheque que resulta que se llama igual pero de otra manera... Me lo llevo a la Cueva)

Un abrazo de los de envolver.

SubHatun dijo...

Anda, si ha vuelto el blog a la vida... tu ritmo de publicaciones es frenético querida mia.... :P

Pues yo tengo bien poco de cotilla, o tengo tanto, tanto... que el cine o el observar a distancia sin ser visto no me engancha ni convence, y necesito de la cercania y de participar en el dialogo y la acción para asi poder enterarme de todo que ni cine, ni telebasura, ni mirar las ventanas de la vecina me suele interesar mas de un segundo...

severinne dijo...

Jejeje, alma, para ser cotilla hay que ejercer, es decir, no vale que te lo den todo hecho, como hacen tus vecinos, así le quita el morbo al asunto. Cuando no hay que esforzarse en conocer las cosas, pierde el morbo que puede tener.
Y si, yo también estoy segura de que viste este enlace antes que nadie, reina mora. Me encantaaaaaa!!!

Sub, mi ritmo de publicaciones va a mejorar, te lo aseguro, de igual forma que espero que el orden en mi vida también mejore con ello XD XD.
No sabes lo que te pierdes por no cotillear un poco, el tener cercanía o diálogo no está reñido con ser un poco "voyeur". Si pruebas, lo mismo hasta te gusta, jajajajaja.

Besazos a los dos