miércoles, 13 de octubre de 2010

No lamento nada

Se acabó el sueño. Pensé que podría ser libre, mi propia jefa, matarme a trabajar para mí, no para otros, hacer lo que me gustaba, trabajar mucho por placer… Y si, he trabajado mucho, y siempre por placer, porque lo que es por dinero, jejeje, va a ser que no.

Así que este mes dejo el negocio que me ha llevado tres años intentar levantar (hay que joderse la mala suerte o la mala idea de montar un negocio unos meses antes de que se declarara “LA CRISIS”), y lo peor del caso es que va a ser una liberación. Se acabarán las noches en vela pensando cómo vamos a pagar tal factura, si este año me van a pedir aval para comprar los libros, si vamos a encontrar el dinero para pagar los autónomos... Por primera vez un sueño roto me va a permitir recuperar el sueño, tremenda ironía.

Y me da mucha pena, me duele que no haya salido bien, pero nadie me garantizó que el esfuerzo siempre tenga recompensa, y de eso pueden dar fe la multitud de autónomos que han tenido que cerrar sus negocios.
A partir de ahora mi relación con los libros será la que tenía antes: leerlos, amarlos u odiarlos y guardarlos en casa. No es una mala relación, estoy segura de que me van a dar menos quebraderos de cabeza.

Y ahora, repasando las vivencias obtenidas (que no ganancias, juas), he dejado a un lado la sensación de frustración y me voy contenta por haberlo intentado. No pudo ser, pero pudo haber sido, para mi es mejor tener una certeza que la duda rondando por mi cabeza toda la vida. 

Casi seguro que en breve tendré trabajo nuevo, mucho mejor de lo que esperaba, así que, teniendo en cuenta los tiempos que corren, soy una mujer con fortuna (aunque eso ya lo sabía, atesoro buenos amigos y un amor, y eso no se paga con dinero). Gracias a todos por estar ahí.

Cerramos la puerta. Abrimos otra. Estoy deseando ver lo que hay detrás. Estoy impaciente, muy impaciente.
Dios, qué impaciente estoy, jajajaja.

12 comentarios:

almalaire dijo...

Nena...

Tu vales mucho :)

Tailoviu tuu mach, Seve. Cualquier tiempo pasado fue sólo anterior y esto es pasado ya...

Que alegría volver a ver la Nuit. Gracias por la Piaf :)

Xibeliuss dijo...

Uf, Severinne... Yo pienso que siempre merece la pena intentarlo. Es una pena que algo en lo que pones toda tu ilusión (y tu pasta) no cuaje, pero: ¡no se acaba el mundo!
Se limpia uno el polvo, se da un último vistazo y a caminar hacia adelante.
Mira, la Piaff supo levantarse unas cuantas veces.
Abrazos

SubHatun dijo...

Querida Seve

Trabajar para uno mismo esta sobrevalorado, además, poco importa en lo que se trabaja, no es más que un medio de llenar el plato, lo importante es lo que se es y se hace el resto del tiempo, y si tú trabajo secuestra ese tiempo... mala cosa

Verás como ahora por cuenta ajena serás mucho mas feliz

besos, muchos

Risk dijo...

Seve, si escucharas a un amigo mío...

Él dice que ni en pedo sería cuentapropista. Dice: me levanto, hago unas boludeces para otros durante unas horas, cobro el sueldo y tengo el resto de mi vida a mi completa disposición. Mal no le fue, te digo. Cuando lo echaron de un trabajo anterior, con la indemnización se compró un departamento. Y a las dos semanas consiguió trabajo de vuelta.

Un abrazo enorme y mucha mierda, Seve

severinne dijo...

Alma mía, independientemente de lo que valga, si algo he sacado en claro es que para ser "negocianta" no valgo, jajajaja.
Que yo también tailoviu, ya lo sabes, nena.

Xibeliuss, es cierto que merece la pena intentarlo, aunque hasta hace bien poco no pensaba así, con todos los problemas que ésto me ha traído, pero bueno, como bien dices, te sacudes el polvo y a mirar hacia delante.
Un abrazo y gracias por venir.

Sub, aunque hace mucho tiempo te habría discutido tu comentario, jejeje, hoy en día lo suscribo al 100%, en este mundo casi todo está sobrevalorado, jajajaja.
Besazos mil.

Carlos, jejeje, tu amigo es un sabio, hoy en día no hay mejor manera de tirar tu dinero que hacerte "cuentapropista". Por cierto, que me ha gustado mucho la palabra porque, efectivamente, de la única cuenta que salió dinero fue de la mía, jajajajaja.
Otro montón de besos para ti.

severinne dijo...

¿Una cervecita bien fría? Tengo una alemana que compré en el LIDL (el "lidel" de toda la vida, jajaja), que se abre como una botella de gaseosa antigua, y que está riquísima: rubia, con una burbuja fina y el grado justo de alcohol (cuando llevas 2 es el grado justo para escribir chorradas en un blog, juas).
Pues eso, que parece que se me han subido un poquitico a la cabeza, pero como es viernes...
Salud! :D

almalaire dijo...

Juas...mira ande andaba...y luego que no, que yo no, que la fama y esto y lo otro y que dice ustede de soplar señor agente...

Ayns


:P

severinne dijo...

Nena, mira la fecha, que el comentario no es de ayer, es del viernes pasado, jejeje.
Llevo desde el jueves encerrada en casita y sin ordenador durante el día, por una especie de gripe que me llegó al asalto y sin previo aviso. Estoy mejor, no creo que me muera de momento de ésto, aunque si es posible que lo haga de desesperación de estar encerrada en casa, joder.
Besos, reina, pero ayer, lo máximo que me bebí fue un vaso de leche con miel XD.

almalaire dijo...

Normal que te pongas mala si andas bebiendo guarrerías...
leche con miel
puaf

Jose Lorente dijo...

Un abrazo fuerte, Severinne, y quédate con la satisfacción de haberlo intentado.
Voy a buscar una de esas cervezas de tapón de gaseosa y brindaré por ti y por el futuro.

BLANCO dijo...

Si te caes diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.
Almafuerte.

Un beso.

severinne dijo...

Jose, gracias por venir! Si no encuentras la cerveza, ya la pongo yo, bien fresquita, y brindamos por todas las veces que nos caigamos.
Un abrazo.

Jo, Blanco, me ha encantado tu comentario, y espero que así me pase realmente: que las caidas no sean tan violentas.
Seguro que lo mejor de caerse es levantarse.
Un besazo.